#LoÚltimoEnTakeOff

El boom de las aerolíneas que ofrecen vuelos a ninguna parte

Varias aerolíneas practican, desde el mes de agosto, algo inédito: vuelos a ninguna parte. Es la manera que han ideado para generar ingresos ante las restricciones de sus operaciones por la crisis del coronavirus.

Se trata de trayectos nacionales, por lo que estos viajes no se enfrentan a las prohibiciones impuestas por la pandemia y pueden llevar pasajeros sin moverse de su país.

Entre las compañías aéreas que ya han ofrecido este tipo de vuelos se encuentra la japonesa ANA, que ha movilizado para ello su Airbus de dos plantas A380, el avión de pasajeros más grande del mundo, destinado normalmente para sus viajes de Tokio a Honolulú.

En el primer vuelo que realizó en agosto, los pasajeros, que fueron elegidos en un sorteo de lotería por el exceso de demanda, recibieron durante sus 90 minutos en el aire varios cócteles y un paquete de regalos inspirados en la tortuga marina con cuyos colores se ha pintado también este avión. Todo ello respetando las medidas exigidas por el Covid-19.

Cada pasajero llevaba mascarilla y aunque la aeronave tiene capacidad para 540 personas, su aforo se redujo al 64% para poder mantener la distancia de seguridad. En su discurso de bienvenida, el vicepresidente de ventas y marketing, Shinichi Inoue, explico al público: “No iremos a Hawai, pero hemos intentado que la gente pueda recrear esa experiencia”.

En Taiwán, la nueva aerolínea StarLux Airlines también lanzó el mes pasado viajes parecidos de tres horas y media, en los que sobrevolaba las Islas Pratas, al norte del mar de la China meridional. Y la aerolínea Royal Brunei ofreció paquetes de cena y vuelo de 85 minutos mientras se sobrevolaba los bosques tropicales de la isla de Borneo. }

La aerolínea Qantas también vendió este jueves, en 10 minutos, todas las plazas para este tipo de vuelos, el cual sobrevolará el 10 de octubre durante siete horas algunos de los principales atractivos turísticos de Australia, como respuesta a las restricciones impuestas en las rutas domésticas e internacionales.

De momento, la mayoría de estos vuelos a ninguna parte han surgido como respuesta a las restricciones a la aviación internacional por el coronavirus. Algunas compañías incluso aseguran que les puede venir bien para mover sus aviones y facilitar su mantenimiento. Queda por ver si, como la pandemia, esta actividad también pasará. / El Diario

Take Off Perú