#LoÚltimoEnTakeOff

«Solo pedimos lo justo»: trabajadores de Avianca Perú piden ayuda del gobierno

Redacción TOP .- Muchas sensaciones y pensamientos pueden venir a la cabeza cuando intentamos ponernos en los zapatos de los más de novecientos trabajadores de Avianca Perú, quienes están siendo fuertemente perjudicados tras la comunicación recibida desde Colombia acerca de la disolución y liquidación de la filial de Avianca Holdings en Perú.

Alevosía es una de las palabras que puede definir la situación, pues hablamos cuando una persona causa un daño a otra de forma cautelosa y sin riesgo de verse afectada. También significa traición y deslealtad, definición que han manifestado sentir los trabajadores de Avianca, tras conocer de esta medida el pasado 10 de mayo.

Esta definición calza precisamente con los sucesos en la compañía a fines de marzo de este año, cuando la empresa solicitó a sus miles de empleados acogerse a una licencia sin goce de haberes, con el objetivo de reducir sus costos durante la cuarentena y seguir operando con normalidad en el futuro cercano, preservando los puestos de los trabajadores de la aerolínea.

Sin embargo, el ofrecimiento de preservar los puestos de trabajo, «cayó» en saco roto, pues los cientos de trabajadores peruanos, que aplicaron voluntariamente a esta licencia por el beneficio de la compañía y plenamente identificados con ella, dos meses después están prácticamente en la «calle» y sin ningún tipo de indemnización.

Un trabajador de Avianca Perú, el cual prefiere no revelar su identidad, nos comenta su experiencia sobre la licencia no remunerada: “Cuando nos llegó la solicitud para acogernos de forma voluntaria a la licencia no remunerada, no lo dudé, y dije hay que ajustarnos un poco por un par de meses, para luego regresar con más fuerza. No pensé en el bienestar de Avianca como una simple empresa, sino como una familia a la cual debíamos cuidar”.

Tras esta medida, cerca del 90% de los trabajadores de Avianca Perú no han recibido sueldo alguno durante el mes de abril, ni tampoco hasta 27 de mayo, fecha en que la empresa comunicó que sería el último día de trabajo para sus empleados en Perú.

Otro trabajador de Avianca Perú nos explica acerca del “atropello” que habría recibido por parte de un alto directivo de la empresa: “A fines de febrero ya teníamos un acuerdo listo y firmado por ambas partes (empleado-empleador), donde se indicaba que yo realizaría mis últimos vuelos en marzo y recibiría mis beneficios correspondientes por los 8 años que trabaje en la compañía, además de un monto adicional. Increíblemente y ocasionando un atropello, me enviaron un correo a mediados de marzo indicando que el contrato firmado en febrero quedaba sin efecto y no se cumpliría con nada de lo acordado. Adicionalmente, me indicaron que pasaría a una suspensión sin pago hasta junio aproximadamente. Hoy no tengo ni la quinta parte de lo que debí recibir”, nos comenta.

Lamentablemente, estos casos presentados no son aislados, pues se habrían incumplido diferentes contratos laborales, ocasionando, no solo daños económicos y materiales, sino también perjuicios de proyectos de vida, abandonando en el proceso a familias enteras y dejándolas a su suerte cuando creyeron plenamente en lo ofrecido en su momento.

Si bien es cierto esto puede parecer una problemática solo entre los trabajadores y el empleador, hay un “actor” que no debe ser ajeno a este problema. Nos referimos a la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), la cual autorizó la salida de al menos seis aeronaves de Avianca desde el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez con destino a Bogotá y Medellín durante el estado de emergencia.

Estas aeronaves, las cuales abandonaron el país en un lapso de seis días, casi subrepticiamente, no despegaron para fines de traslado de carga esencial, ni para vuelos humanitarios, ni tampoco para realizar evacuaciones aeromédicas. Salieron por temas “operacionales”, como por ejemplo mantenimiento. ¿Cuál era la razón por la cual súbitamente salieron del país estas aeronaves? ¿Fue correcto por parte de DGAC autorizar la salida de estas aeronaves para fines operativos cuando ello no estaría permitido por la coyuntura actual?

Es importante hacer un llamado al Ministerio de Trabajo y al Gobierno peruano en general, ya que es sabido por manifestaciones de la propia empresa Avianca que seguirán volando dentro del territorio nacional con rutas que unirán Lima, Bogotá y Cuzco, que podrían incluir otros destinos desde nuestro país en desmedro de los trabajadores peruanos.

El Estado debe apoyar al trabajador y velar por la economía nacional, y es cuando el Gobierno, en casos como este, debe demostrar que en muchos sectores estratégicos no debemos depender totalmente de extranjeros ya que toman decisiones de propia conveniencia, sin ver los beneficios para nuestra patria a la vez perjudicando al trabajador peruano. Adicional a esto, una vez que estas se retiran del país, no dejan ningún tipo de activo en beneficio de los colaboradores.

Por el momento, los trabajadores cesados de la aerolínea han levantado su voz de protesta, a través de la cuenta de facebook «Indemnización Avianca Perú, aduciendo que «sólo están exigiendo lo justo» y solicitando el apoyo del estado peruano ante esta medida cruel que los afecta aún mas en tiempos de pandemia.

Take Off Perú