#LoÚltimoEnTakeOff

La crisis aeronáutica en Perú debe ser enfrentada colectivamente: Estado y operadores juntos

Artículo TOP .- Ante la evidencia de los recientes acontecimientos y en previsión a futuros resultados desastrosos para toda la aviación en general, tanto de aerolíneas y de operadores menores, a consecuencia de los efectos del Coronavirus (COVID-19), debemos trabajar en manera conjunta para evitar su desaparición y, una vez que se restablezcan las operaciones, lograr una pronta recuperación del sector.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), estima que los ingresos generados por el mercado peruano caerán en alrededor 1.3 mil millones de dólares y que la industria podría sufrir una crisis de liquidez de hasta 61,000 millones de dólares en el segundo trimestre, sumado al desempleo de miles de peruanos en el sector aeronáutico.

¿Como hacemos para que no se tome decisiones erradas, unilaterales o dispares, que tal vez irían en contra del bienestar del conjunto aeronáutico nacional?

Se debe crear un buen espacio de conversación, oficial, comprometido, colectivo y con metas definidas; debe incluir obviamente la participación del Estado al más alto nivel así como los representantes de los organismos que tienen relación directa con el sector aerocomercial, que incluye por cierto a las aerolíneas y los operadores de aviación comercial en general, además de incluir a los operadores turísticos por la naturaleza turística del destino Perú.

Para no inventar la rueda, veamos que el gobierno argentino ya convocó a un “grupo de trabajo” en el que participarán organismos del Estado y representantes de las aerolíneas con otros sectores vinculados con la industria aerocomercial. Esta convocatoria ha sido realizada mediante resolución firmada por la mismísima titular de la Administración Nacional de Aviacion Civil de Argentina (ANAC), Paola Tamburelli, creando el “Grupo de Trabajo de Evaluación de Consecuencias Económicas del Covid-19 en el Transporte Aéreo”.

Este grupo de trabajo buscará dar respuesta a la crisis económica que el coronavirus provoca y provocará en el sector aerocomercial, programando soluciones y salidas consensuadas entre todos los sectores, para superar la actual parálisis.

Demostrando el verdadero compromiso del Estado con sus administrados, el Ministerio de Transporte y la ANAC crearon el grupo con la responsabilidad de coordinarlo, donde participarán diversas carteras y las distintas asociaciones que agrupan a las empresas de aviación, formando también parte de la mesa de trabajo el Ministerio de Turismo y Deportes, el Organismo Regulador del Servicio Nacional de Aeropuertos (ORSNA) y la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA). Lo conforman por otro lado Aerolíneas Argentinas, la Cámara de Compañías Aéreas en Argentina, la Asociación Argentina de Agentes de Carga Internacional, la Cámara Argentina de Prestadores de Servicios Internacionales y la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), siendo entidades que agrupan los intereses de las aerolíneas que tienen base en la Argentina.

Paola Tamburelli dijo: “Vamos a trabajar intensamente en la preservación de las fuentes de trabajo, siguiendo la clara línea marcada por el presidente de la Nación y el Ministro de Transporte”.

La iniciativa argentina forma parte del esquema de previsión que el Gobierno plantea con fin de hacer frente a las diversas crisis financieras que generará la pandemia, y en ese sentido, la titular de ANAC lleva adelante esta convocatoria que involucra al Estado Nacional y a las empresas en crisis en busca de soluciones.

¿Acaso no se puede hacer estos grupos en el Perú? Solo falta la convocatoria, reuniendo a los representantes para preservar los trabajos de miles de trabajadores en el campo aeronáutico nacional.

Anteriormente, la IATA había solicitado a lso gobiernos de la región, incluyendo a Perú, la instrumentación de medidas tendientes a aliviar la “difícil situación” por la que atraviesan las compañías aéreas. Peter Cerda, vicepresidente para América de IATA, señaló que «sea para todas las compañías, un apoyo a la industria», reclamando que se «mantenga una línea de comunicación abierta con las empresas aéreas» para analizar los pasos a dar cuando comience el proceso de recuperación, admitiendo que «la situación es muy difícil». No es necesario tener una bola de cristal para darse cuenta que la situación es mas que difícil y que el futuro sombrío para todos los operadores peruanos es una realidad.

A la fecha, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones del Perú (MTC), solo ha prorrogado de forma automática los permisos, licencias, autorizaciones y similares a las empresas aéreas que presenten sus solicitudes de renovación con el fin de dar continuidad a las actividades aéreas. Están comprendidos entre las autorizaciones los permisos de operaciones, permisos de vuelos, certificados de aeronavegabilidad, constancias de conformidad, autorizaciones de utilización de aeronaves mediante fletamento, contratos de cooperación comercial y código compartido.

Es necesario mantener la viabilidad de la industria con medidas y acuerdos entre ambos lados de la baranda, Estado y operadores aeronáuticos. Sin el apoyo del primero, la muerte del segundo es inminente. El COVID-19 no infecta a las empresas, el virus de la indiferencia, mezclado con la inacción, es incluso más destructivo y letal.

Take Off Perú