#LoÚltimoEnTakeOff

En 1988, un buque de guerra de EE. UU. derribó un avión de pasajeros iraní en el fragor de la batalla

Dos días antes de que un avión de pasajeros ucraniano cayera sobre Teherán en la confusión de la batalla esta semana, el presidente de Irán, Hassan Rouhani, le recordó al mundo que no se olvide de algo inquietantemente similar: el derribo de un avión de pasajeros de Iran Air por un barco de la Marina de Estados Unidos en 1988.

El vuelo 655 de Iran Air, un Airbus A300 con 290 personas a bordo, fue derribado por un misil disparado desde el crucero USS Vincennes mientras volaba sobre el Golfo Pérsico desde Irán a Dubai, el 3 de julio de 1988.

Rouhani usó ese número 290 en una publicación de Twitter el 6 de enero. “Los que se refieren al número 52 también deben recordar el número 290. # IR655 Nunca amenacen a la nación iraní”, dijo en un tuit.

Miles de iraníes gritando “Muerte a Estados Unidos” participan en un funeral masivo para 76 personas muertas cuando el USS Vincennes derribó el vuelo 655 de Iran Air, en Teherán, Irán, el 7 de julio de 1988. Sostienen en alto un dibujo que representa el incidente.

El número 52 se refiere al número de sitios que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con atacar en Irán si Teherán tomaba represalias por la muerte del general iraní Qasem Soleimani a manos de Estados Unidos.

La muerte del general en un ataque con aviones no tripulados de Estados Unidos el 3 de enero ha aumentado la tensión y la retórica entre Teherán y Washington. En 1988, la atmósfera en el Golfo no era menos intensa.

Durante más de un año, la Marina de EE. UU. se había comprometido a proteger el transporte comercial que se movía a través del Golfo Pérsico en peligro por la llamada “guerra de buques tanque”, una consecuencia de la guerra Irán-Iraq de 1980-1988.

Irán había estado tratando de bloquear el reabastecimiento de Iraq a través de las aguas del Golfo Pérsico, colocando minas y disparando cohetes a los barcos.

La confusión de la guerra se evidenció en 1987, cuando un avión de combate iraquí confundió la fragata USS Stark con un buque tanque iraní y le disparó dos misiles. Treinta y siete marineros estadounidenses murieron.

El 14 de abril de 1988, una mina iraní golpeó la fragata USS Samuel B. Roberts, casi partiendo el barco por la mitad.

Cuatro días después, buques de guerra estadounidenses encargados de eliminar las plataformas petroleras iraníes en represalia intercambiaron disparos de misiles y hundieron un barco iraní.

El Golfo Pérsico no era menos caótico el 3 de julio de 1988, cuando el Vuelo 655 de Iran Air despegó de Bandar Abbas, un aeropuerto militar-civil conjunto al que el ejército iraní había trasladado algunos de sus aviones de combate F-14, según una investigación de la Marina estadounidense sobre el derribo.

El Ejército de EE. UU. creía que los F-14 iraníes estaban equipados con misiles Maverick que podían atacar a los buques estadounidenses en un radio de 16 kilómetros.

Un día antes, uno de esos F-14 había sido advertido por el crucero USS Halsey cuando se acercaba demasiado al barco estadounidense.

En la mañana del 3 de julio, el Vincennes entró en combate junto a la fragata USS Montgomery, intercambiando fuego con cañoneras iraníes que amenazaban a un petrolero paquistaní en el Golfo, según el informe de la Marina de EE. UU.

Ese incidente estaba en curso cuando el vuelo 655 de Iran Air despegó de Bandar Abbas, casi media hora después de su hora de salida programada.

Investigaciones posteriores de la Marina de EE. UU. sobre el incidente mostraron que el avión iraní estaba en una vía aérea comercial aprobada y se identificaba en las frecuencias de control de tráfico aéreo como un vuelo civil.

Pero el piloto iraní no fue advertido de las hostilidades en curso en el área, a pesar de que la torre de Bandar Abbas había emitido advertencias en ocasiones anteriores similares durante la guerra, según el informe de Estados Unidos.

Los informes también señalan que si bien el avión iraní no respondió a las advertencias de los buques de guerra estadounidenses, su tripulación no habría estado monitoreando los canales en los que se transmitieron.

A bordo del USS Vincennes, el capitán del barco estaba recibiendo información de que una aeronave desconocida contactada por radar no respondía a las llamadas. También le dijeron incorrectamente que este contacto podría ser con un F-14 iraní.

Si el avión desconocido transportaba esos misiles Maverick, el capitán estadounidense tenía menos de cinco minutos para decidir si su barco estaba en peligro, según el informe de EE. UU.

A partir de las órdenes emitidas después de que el USS Stark fue alcanzado por misiles un año antes, diseñadas esencialmente para errar a favor de la protección de las vidas estadounidenses — y con solo unos minutos para decidir si su nave estaba dentro del alcance de los misiles transportados por un avión de combate iraní– el capitán del Vincennes dio la orden de disparar.

Siete minutos después del despegue, el Airbus A300 de Iran Air fue alcanzado por misiles tierra-aire disparados desde el crucero estadounidense.

El Ejército de Estados Unidos luego lo calificó como “un accidente trágico y lamentable”.

Irán demandó al gobierno de Estados Unidos en la Corte Internacional de Justicia en 1989. En 1996, Estados Unidos e Irán acordaron resolver la demanda con el pago por parte de los estadounidenses de decenas de millones de dólares como compensación a las familias de las víctimas.

Dos días después de que el vuelo 752 de Ukraine International Airlines cayera cerca de Teherán, el 8 de enero, líderes mundiales dijeron que era probable que misiles antiaéreos iraníes hubieran impactado al avión por error.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, cuyo país perdió 63 ciudadanos en el accidente, dijo que la inteligencia de Canadá, e información de inteligencia proporcionada por los aliados, muestra que el Boeing 737 fue derribado por un misil tierra-aire iraní.

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, se hizo eco de Trudeau.

El avión se estrelló pocos minutos después del despegue y pocas horas después de que Irán disparara misiles balísticos contra bases en Iraq que albergan tropas estadounidenses.

En ese momento, el mundo estaba nervioso preguntándose si Trump ordenaría un ataque de represalia contra Irán.

No fue diferente al ambiente sobre el Golfo Pérsico en 1988.

“Alguien podría haber cometido un error en el otro lado”, dijo Trump el jueves sobre el derribo del avión ucraniano. “Tengo mis sospechas”. / CNN

Take Off Perú