#LoÚltimoEnTakeOff

¿Por qué salir del avión es tan caótico?

Por: Juan Pedro Chuet-Missé .- El avión aterrizó, se apagan las señales del cinturón de seguridad…y comienza la estampida para salir de la aeronave. El proceso de desembarco del avión es la antítesis del embarque, cuando los pasajeros van entrando de manera ordenada. ¿Acaso podría ser más ágil?

Hay un video que circula por internet que demuestra que sí es posible. Lo filmó la azafata Louise Vadeboncouer en un vuelo de la aerolínea canadiense West Jet. Allí se ve cómo los pasajeros se van levantando fila por fila. Esperan pacientemente a que les llegue su turno, y salen tranquilamente hacia la puerta delantera.

Pero hay un truco. Por un lado, todos ellos son trabajadores de la industria petrolera que suelen viajar juntos. Basta con que algún jefe haya dado la orden de cómo desembarcar y asunto solucionado.

Otro detalle: apenas llevan equipaje de mano. Y este es el principal motivo de las demoras para salir del avión, sobre todo si la maleta es pesada y el pasajero necesita ayuda, o si es que está fuera de su alcance.

La organización del embarque

El proceso de embarque es fácil organizarlo: los asistentes de la aerolínea lo ordenan por clases, y dando prioridad a personas con problemas de movilidad y a las familias con niños.

Luego, se distribuyen por el orden de filas, y si en el avión hay algún atasco, siempre hay algún tripulante de cabina dispuesto a ayudar.

Pero al aterrizar el avión, azafatas y tripulantes prefieren no entrometerse, a menos de que haya pasajeros con necesidades especiales o que tengan prisa por tomar un avión en conexión.

Soluciones desde las universidades

Varios estudios académicos proponen diferentes soluciones para agilizar la salida de los pasajeros.

Un análisis elaborado por investigadores de la Universidad del Noroeste, de EEUU, concluyó que si se gestiona un proceso organizado del desembarco se podría ahorrar un 40% del tiempo.

Andrew Wald, Mark Harmon y Diego Klabjan sugieren que más que ir saliendo fila por fila, los pasajeros se levanten por hileras: primero la del pasillo, luego la central y por último los que viajan junto a la ventanilla, pero hay un escollo: esto implica que las personas que viajan juntas tienen que separarse.

No sería un problema para parejas, amigos o familiares adultos (todos se pueden reunir en la sala del aeropuerto), pero sí para los que vuelan con niños, o si deben ayudar a alguna persona que tiene problemas para movilizarse.

Otra investigación, desarrollada por académicos de la Universidad del Centro de Florida, la Universidad de Jiaotong en Pekín y la Universidad de Hefei (también de China) plantea tres posible sistemas de organización de la salida.

Uno es por filas, como los pasajeros de West Jet. El otro es el citado método de las hileras. Y el tercero es la estrategia de la pirámide. En esta alternativa se usan dos puertas, donde los pasajeros se levantan por orden de acuerdo a su cercanía a la salida.

Esto es válido si el avión se encuentra en la plataforma donde los pasajeros son recogidos en un bus lanzadera para llegar a la terminal. Si el desembarco se produce en una sola rampa de acceso, esta propuesta no es viable.

El dilema del equipaje

Un estudio de la universidad de Deft, de los Países Bajos, realizado en colaboración con KLM, confirma de que la propuesta de la pirámide es la más rápida, tras haberlo comprobado con simulaciones realizadas en prototipos de B737, A319 y A320.

Pero también tiene una falla: la manera más ágil para hacer esto es que cada pasajero tenga su equipaje preparado. Para el caso, si se trata de levantarse, recoger la maleta y esperar con el peso entre las piernas, el tiempo que se pierde es casi el mismo que si se hace de la manera tradicional.

Sin equipaje todo es más fácil

Peter Vink, titular del departamento de ingeniería industrial en Deft, dice que las demoras en recoger el equipaje es la primera causa de las demoras y los pasajeros que se movilizan lentamente (por problemas físicos o porque tienen que ayudar a niños) el segundo.

“En un avión que está ocupado en un 80%, el tiempo más rápido en que se puede desembarcar es en 6:27 minutos, y el más lento es en 13 minutos”, precisa Vink.

Si los viajeros volaran sin su equipaje de mano, el proceso se agilizaría en un 80%, añade. Pero a menos que las compañías cobren un extra por la maleta de a bordo –como hacen Ryanair y Wizz Air- y los pasajeros desistan de facturarlo, el problema seguirá igual. Fuente: Cerodosbe

Take Off Perú