#LoÚltimoEnTakeOff

La historia del golpe al poder del mayor socio de Avianca Holdings

Por: Ómar Ahumada (El Tiempo) .- En los negocios y en la vida es común que quien tiene el dinero y el poder que este representa mande, delegue y tome las decisiones claves de los grupos bajo su lupa. 

Es una máxima que el viernes pasado se evidenció con el duro revés que tuvo el mayor accionista de Avianca Holdings, Germán Efromovich, quien, a pesar de tener el 51,5 por ciento de las acciones, perdió el liderazgo que lo identificaba como el hombre fuerte del grupo.

No es un secreto que sus decisiones corporativas para la compañía fueron determinantes; de hecho, la sacó de la quiebra en el 2004 y, tras unirse en el 2009 con la salvadoreña Taca, del empresario Roberto Kriete, dio el salto para ser el segundo grupo aeronáutico de América Latina. Una flota de 196 aeronaves y ventas por 4.890 millones de dólares en el 2018 hicieron celebrar al directivo. 

Sin embargo, el viernes la estadounidense United Airlines oficializó una decisión que venía evaluando desde hace días, meses: ejercer un derecho pactado en el contrato bajo el cual le prestó, el 29 de noviembre del 2018, un total de 456 millones de dólares al empresario colombo-brasileño.

Como parte del proceso, Efromovich pignoró sus acciones en Avianca Holdings, en cabeza de la sociedad BRW Aviation, y, bajo el crédito que se desembolsó el mismo día del anuncio de la alianza comercial entre Avianca Holdings, United Airlines y la panameña Copa Airlines (30 de noviembre del año pasado), la estadounidense y Efromovich acordaron unos indicadores que debía mostrar la compañía. A estas reglas de juego les sumaron unas coberturas de la deuda, cuyo incumplimiento reveló hace menos de un mes la publicación FlightGlobal, una de las más reputadas en la industria aeronáutica.

Esto empezó a incomodar y, por eso, desde ese momento se activaron las alertas y crecieron los rumores en el mercado de que no estaba lejos un cambio de control accionario en la compañía, que fue categóricamente desmentido por Efromovich y reconfirmado el viernes por la propia United, al señalar que sus acuerdos laborales no le permiten controlar otra aerolínea.

Cambio de cúpula

Pero lo que hasta ese día no se sabía era que, bajo las condiciones del préstamo, United podía –si ejercía el derecho– activar una cláusula para asumir a través de un tercero el derecho al voto de las acciones de BRW.

Para ello, la siguiente movida fue designar a Kingsland Holdings, controlada por Kriete. De nuevo, los recuerdos del 2017 revivieron: ese año, tras una luna de miel de ocho años con Efromovich, Kriete entró en conflicto con el principal cerebro en las decisiones de la empresa, hasta el viernes pasado.

Y, en efecto, United Airlines hizo su movida, la anunció en un comunicado, y durante la mañana de ese día se realizó una asamblea extraordinaria (telefónica) de accionistas, en la cual se nombró una nueva junta directiva, que sesionó de inmediato.

Bajo el liderazgo de Kriete –como hombre de confianza de United–, esta quedó aprobada, a la cabeza del salvadoreño, y de la cual ahora hacen parte reconocidos nombres de la industria aérea como Fabio Villegas (presidente por diez años antes de la llegada de Hernán Rincón, quien se fue en abril pasado), Juan Emilio Posada (quien lideró hace quince años la reestructuración bajó la leyes de Estados Unidos) y Álvaro Jaramillo, también expresidente de Avianca. Fuentes al tanto del tema confirmaron que el jueves Kriete y Villegas tuvieron un encuentro previo para finiquitar detalles del cambio que tomó por sorpresa al mercado y a la alta dirección.

La movida de United en Avianca Holdings se dio luego de un período muy complicado, que comenzó a finales del 2016, cuando se conoció que los hermanos Germán y José Efromovich buscaban recursos para pagar un millonario préstamo al fondo estadounidense Elliot, para lo cual exploraron el interés de firmas como United, Delta y Copa Airlines.

A comienzos del 2017, una vez se eligió a United como el posible nuevo socio, subió la tensión entre Kriete y Germán Efromovich. Kingsland acudió a la justicia de Nueva York para bloquear el acuerdo en marcha, acusando al Grupo Synergy, del segundo, de hacer negociaciones ‘clandestinas’ que solo beneficiaban a Efromovich, quien buscaba resolver, entre otras, la situación de Ocean Air (Avianca Brasil). En diciembre pasado esta firma tuvo que acogerse a la ley de quiebras de ese país. 

Incluso, a mediados del 2017, el expresidente de Avianca Holdings Hernán Rincón le dijo a EL TIEMPO que el plan era fusionar esta empresa. Los roces habían comenzado años atrás, pues Kriete se opuso (no lo logró) a que esta aerolínea usara la marca Avianca. Pero fue en el 2017 que se comenzó a complicar el vuelo de la empresa, tras la huelga de 51 días (entre septiembre y noviembre) de los pilotos afiliados a la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles, con profundas heridas en el clima laboral y un costo de 360 millones de dólares, según lo reveló Efromovich hace un mes.

Y, el año pasado, Avianca Holdings, que tardó un año en recuperar su operación, comenzó a sentir el impacto de la menor dinámica del negocio, de los mayores gastos por la subida del precio del petróleo y de la devaluación de las monedas latinoamericanas, así como el apremio por los compromisos para la entrada de nuevos aviones con Airbus. En 2018 sus utilidades bajaron 99 por ciento, a 1,1 millones de dólares.

Ante esto, desde finales del 2018, la firma inició un drástico plan de ajuste, que incluye la venta de activos no estratégicos para conseguir 500 millones de dólares y la reducción del 15 por ciento de los costos laborales, proceso que, según un mensaje de Kriete a los funcionarios, ha implicado la salida de unos 4.000 colaboradores de la holding, ya que de los 22.000 que llegó a tener, hoy su planta es de 18.000.

Además, renegoció con Airbus, aplazando la entrega de 35 aviones y cancelando el pedido de otros 17, para bajar sus obligaciones de deuda futuras en más de 2.600 millones de dólares. A esto se sumó la rebaja de la calificación de deuda, hace menos de 15 días, por Standard and Poor’s, debido a que en menos de un año debe pagar, o renegociar, un bono en Luxemburgo por 550 millones de dólares.

Alianza estratégica y plan de vuelo siguen su marcha

Aunque Avianca Holdings atraviesa un momento complicado, la compañía manifestó que con el cambio en la junta directiva y el fortalecimiento del gobierno corporativo se ratifica el plan de ajuste y transformación de la empresa, encaminado a contar con un modelo rentable con alta eficiencia operacional y entregando siempre el mejor servicio a sus clientes, según indicó Renato Covelo, presidente ejecutivo encargado de la compañía.

El nuevo presidente de la junta directiva, Roberto Kriete, indicó que dicho gobierno corporativo será moderno, y que bajo este hay una clara definición de las funciones y quiénes son sus responsables. “Vamos a apoyar cien por ciento que ese plan de reestructuración y de fortalecimiento se lleve a cabo de una manera efectiva, eficiente y con mucho éxito. Avianca tiene mucho por delante, tiene 100 años más si hacemos juntos nuestro trabajo correctamente, con respeto y con dignidad”, agregó el empresario salvadoreño en un mensaje a los colaboradores de la holding.

Vamos a apoyar cien por ciento que ese plan de reestructuración y de fortalecimiento se lleve a cabo de una manera efectiva, eficiente y con mucho éxito

Bajo esta nueva era, Avianca Holdings reiteró que United Airlines no ha tomado el control accionario, ni de su operación, ni de su servicio ni de las decisiones empresariales, lo que implica, para fuentes consultadas, que la empresa continúa operando como viene haciéndolo, sin cambios de marca o en su estrategia de cara a los clientes.

Además del aumento del 32,5 por ciento en la acción preferencial de la compañía, observado el viernes una vez se anunció el cambio en la junta directiva, los pilotos de la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac) le manifestaron a United y a Kriete su respaldo y compromiso para trabajar en la recuperación de la empresa.

“Estamos seguros de que de la mano del señor Kriete y con la experiencia de United, Avianca tendrá los cambios que se requieren para garantizar su viabilidad y su estabilidad, tanto en lo que corresponde a lo operacional y comercial como en los asuntos administrativos y los demás relacionados con todos los trabajadores”, indicó Acdac.

Entre tanto, otras personas consultadas que conocen los detalles del acuerdo de préstamo entre Germán Efromovich y United Airlines indicaron que no hay reversa en la decisión del cambio en la junta, a menos que el empresario pagara completamente su obligación, de 456 millones de dólares.

ÓMAR G. AHUMADA ROJAS
Subeditor de Economía y Negocios