#LoÚltimoEnTakeOff

Cabina de un F-15 se abre a una altitud de 30,000 pies en Israel

El dosel de un F-15 de las Fuerzas Aéreas de Israel se desprendió en pleno vuelo a una altitud de 9.100 metros. Según informa el colaborador del medio The Drive Joseph Trevithick, lo único que se conoce del incidente es que tuvo lugar durante una misión de entrenamiento.

Mientras tanto, las autoridades israelíes no revelaron ninguna información sobre los nombres de los pilotos, ni del lugar de los hechos y tampoco sobre el modelo del F-15 involucrado.

Trevithick especula con que podría tratarse de un F-15B o F-15D, puesto que son las versiones biplaza del caza.

Gracias al hecho de que los pilotos lograran aterrizar, los técnicos de mantenimiento tienen ahora la posibilidad de investigar a fondo las posibles causas del accidente.

También fueron publicadas las conversaciones entre los pilotos y los controladores de vuelo durante el incidente. Así, al principio de la grabación se pueden escuchar los gritos de los pilotos en medio del fuerte ruido.

Luego los dos pilotos intentan establecer contacto entre sí y se aseguran de que los dos están bien. Paralelamente, piden permiso para aterrizar en la base más próxima y se puede oír como el navegador le pide al piloto que reduzca la velocidad.

Aparentemente, con una menor velocidad y altitud, los pilotos lograron estabilizar la aeronave e informaron al controlador que al final podían volver hasta su base militar.

Los hechos ocurrieron de noche, a juzgar por el hecho de que a continuación los pilotos solicitan que se enciendan las luces sobre la pista de aterrizaje.

Puesto que estaban volando a una altitud de casi 10.000 metros cuando ocurrió el incidente, los dos pilotos estarían sometidos a unas temperaturas de alrededor de —45ºC, fuertes ráfagas de viento y un ruido estremecedor.

Además, Trevithick destaca que también podrían haber sufrido unas serias consecuencias por la descompresión explosiva causada por una pérdida tan rápida de la presurización de la cabina.

No obstante, gracias a las máscaras de oxígeno lograron no perder la conciencia a esa altitud y mantener el control de la aeronave. Al final, aterrizaron sanos y salvos en la base aérea de Nevatim. / Sputnik

Take Off Perú