#LoÚltimoEnTakeOff

Perú adquirirá dos nuevos C-27J Spartan para la FAP

Redacción TOM.- La Fuerza Aérea del Perú (FAP), a través del Ministerio de Defensa del Perú, se prepara para la compra de dos aviones de transporte mediano adicionales C-27J Spartan. Con esta nueva adquisición, la FAP contaría con 6 unidades asignadas al Grupo Aéreo N°8.

La modernización de la flota es parte de un Proyecto de Inversión Pública (PIP) la cual proyecta la compra de un total de 12 aeronaves Spartan. El PIP lleva el nombre de “Recuperación de la capacidad de movilidad eficaz con aeronaves de mediano alcance y mediana capacidad de carga de la Fuerza Aérea del Perú”.

Al concretarse esta futura compra por parte del gobierno peruano, la FAP se convertirá en el operador más grande de toda América Latina, dejando en segundo lugar a la Fuerza Aérea de México con 04 unidades en su inventario.

El C-27J Spartan es un avión de transporte táctico bimotor turbohélice, con el más avanzado nivel de tecnología en su aviónica, propulsión y sistemas. El Spartan está diseñado para garantizar operaciones en condiciones ambientales extremas y con alto rendimiento. Es la única aeronave de su categoría que ofrece interoperabilidad con aerotransportadores más pesados, lo que asegura flexibilidad en las operaciones en la complicada geografía peruana.

C-130J Super Hercules

Como parte de la renovación de las unidades aéreas de transporte, la FAP se encuentra en proceso de identificar que aeronaves reemplazarán a los Lockheed L-100 Hercules. Sin duda, el candidato con más opciones es el Lockheed Martin C-130J Super Hercules, aeronave que ha visitado nuestro país en ejercicios militares pasados y que incluso han sido pilotados por pilotos del Grupo Aéreo N°8 de la FAP.

El C-130J es una completa actualización del venerado Lockheed C-130 Hercules, con nuevos motores, nueva cabina de vuelo, y otros sistemas. Estas diferencias incluyen nuevos motores turbohélice Rolls-Royce AE 2100 con hélices de 6 palas, aviónica digital y que incluye head-up display (HUD) para cada piloto, y requiere menos tripulación (dos pilotos y un jefe de carga, sin necesidad de navegante ni de ingeniero de vuelo).

Estos cambios han mejorado su rendimiento sobre sus antecesores C-130E/H, como el alcance un 40% mayor, la velocidad máxima, un 21% mayor, y la distancia de despegue, un 41% más corta. / Foto: Leonardo

Take Off Magazine