Últimas Noticias

The Economist: Inversores en aviones deben prepararse para la turbulencia

Las exhibiciones aeronáuticas es donde el negocio aeroespacial muestra lo mejor que tiene. En la feria de París de este año, la más grande del mundo, que se inauguró en el aeropuerto Le Bourget el 19 de junio, los modelos militares son los más ostentosos.

Las piruetas en el show aeronáutico incluyen helicópteros que ascienden hacia el cielo elevando la cola primero y aviones caza que vuelan hacia atrás.

Pero nadie está más dispuesto a mostrar orgullosamente sus cosas que Airbus y Boeing, los dos mayores fabricantes de aviones de pasajeros del mundo. En el show del 2015, el par vendió 752 aviones por un valor de alrededor de US$ 107,000 millones.

Pero la atmósfera festiva en ese evento -con abundante comida y vino para clientes y periodistas por igual- ha dado lugar este año a un ambiente más sobrio, ventas más débiles y una política de cada quien lleva su propio almuerzo. Esto debería dar una pausa a los inversionistas en una de las clases de activos de más rápido crecimiento en el mundo: los aviones.

Airbus y Boeing todavía tenían un montón de pedidos. Pero, por primera vez, la mayoría provino de arrendadores, que los alquilan a los operadores, en lugar de las compañías aéreas que los utilizan. Esto ha alimentado los temores de que el aumento de la inversión en financiación de aviones está empujando los pedidos de nuevos aviones, y los precios por los antiguos, a niveles insostenibles. “Estamos en una burbuja que estallará”, dice Adam Pilarski de Avitas, una consultora. “Es sólo una cuestión de tiempo y severidad”.

En el pasado las aerolíneas compraron aviones con costosos préstamos bancarios no garantizados o documentos estatales. Pero desde la década de 1970, la propiedad de las aeronaves ha sido gradualmente cedida a las empresas financieras. Esto tiene beneficios tanto para las compañías aéreas como para los inversores, explica Alec Burger, director ejecutivo de GECAS, el mayor arrendador del mundo.

El arrendamiento en lugar de la compra da a los transportistas la flexibilidad de expandir o reducir las flotas rápidamente. Puede reducir las facturas de impuestos. Y como los arrendadores son a menudo más grandes que las aerolíneas, pueden hacer mejores acuerdos con los fabricantes de aviones y pedir prestado más barato.

Los inversores también encuentran atractivos activos de aeronaves. Los acuerdos internacionales facilitan la recuperación de uno cuando una aerolínea incumple un pago. El mercado de los aviones es más líquido que el de los buques o trenes. Y a diferencia de las casas, los aviones son móviles.

Las dudas se centran en si realmente hay suficiente demanda para los últimos pedidos de los arrendadores. Pronto se podría alcanzar el punto máximo del arrendamiento, según una nueva investigación de Toulouse Business School. Utilizando datos de 73 transportistas de más de 15 años, calcula que las ganancias de las aerolíneas se maximizan cuando se alquila el 53% de las flotas, no muy lejos de la cifra actual de alrededor de la mitad para los aviones de fuselaje estrecho.

La deuda barata y los balances más fuertes han hecho que sea más atractivo para los transportistas comprar aviones directamente, dice Neil Sorahan, director de finanzas de Ryanair, la mayor aerolínea de Europa. En febrero, emitió 750 millones de euros (US$ 803 millones) en bonos sin garantía a una tasa anual de sólo 1.2% para comprar más aviones.

Las aerolíneas no son las únicas que usan el dinero barato para ir de compras; también lo son los arrendadores y los bancos. Como la tasa de retorno de otras inversiones es tan baja, las aeronaves se han convertido en inversiones aún más atractivas, explica Michel Dembinski del banco MUFG, en particular por el dinero especulativo a corto plazo.

Muchos dudan de que esto esté siendo invertido sabiamente. Nuevos equipos de arrendamiento sin experiencia de prepararse para una recesión se están expandiendo de forma descuidada. El número de arrendadores chinos por sí solo ha crecido de casi ninguno a más de 50 en una década.

Pilarski detecta señales de que la burbuja podría estar a punto de estallar. El número de pasajeros aéreos está aumentando más rápido que el promedio a largo plazo, pero ya hay un exceso de capacidad en Europa, Oriente Medio y Asia, y muchos aviones nuevos están entrando en funcionamiento.

Muchos arrendadores luchan por encontrar nuevos operadores de aeronaves que les son devueltas cuando expiran los alquileres. Los aumentos de las tasas de interés también pueden amenazar los precios de los activos. “Los arrendadores ganaron mucho dinero en el camino”, dice Saj Ahmad, un experto en aviación. “También perderán mucho si las cosas bajan”.

Un desplome total en los valores de los aviones de pasajeros -como el de los buques que dejaron a los bancos cuidando US$ 400,000 millones en préstamos incobrables- está lejos de ser cierto.

Con la demanda de viajes aéreos proyectada a duplicarse cada 15 años, a medida que las clases medias en crecimiento de Asia lleguen a los cielos, el futuro a largo plazo de las aeronaves como un activo todavía se considera sólido. Y dado los rápidos cambios en los patrones de viaje, las ofertas de arrendamiento flexible seguirán estando en demanda. Aun así, los inversores de aeronaves deben prepararse para un viaje difícil. / The Economist

Take Off Magazine