Últimas Noticias

Hoy en la Historia: Crnl FAP Marco Schenone Oliva

Durante el conflicto entre Perú y Ecuador en 1995, miles de peruanos lucharon por defender nuestra soberanía. Algunos de ellos se volvieron héroes al ofrendar su vida por nuestra patria. Una de estas personas es el Coronel FAP Marco Antonio Schenone Oliva, piloto de helicóptero, que fue alcanzando por fuego enemigo en cumplimiento de su deber.

Marco Antonio Schenone Oliva nació el 2 de mayo de 1955 en la ciudad de Lima. Desde los primeros años de su vida escolar se distinguió por su dedicación al estudio y afición al deporte. Fue reconocido siempre por su gran espíritu de amistad y confraternidad.

La firmeza de su vocación, orientada hacia la aviación militar, convence a sus padres en la elección de esta carrera. Es por estas razones que en el año 1974 ingresa a la Fuerza Aérea. Durante los cuatro años de Cadete destaca entre sus compañeros por su carismática personalidad y por sus dotes personales que lo revelaron pronto como un diestro aviador. Sobresale en las prácticas deportivas, demostrando en todas las circunstancias esfuerzo de honesto y leal competidor.

Egresa de la Escuela de Oficiales en 1977, recibiendo su despacho de Alférez en la Especialidad de Armas Comando y Combate y como Piloto de Helicóptero, el 1ro. de enero de 1978.

Poco tiempo después, fue asignado al Grupo Aéreo No.3, donde se desempeña como piloto de las más modernas máquinas de hélice. Durante las décadas del 70 y 80 desarrolla una intensa labor de acción cívica, en ayuda a los pobladores de las zonas más alejadas del país.

En 1982 viaja a la Unión Soviética para recibir instrucción en los nuevos helicópteros MI-25 que adquiere el gobierno. En aquel país sus instructores lo reconocen como un excepcional piloto de estas aeronaves de combate, quienes le auguraron un enorme futuro en la especialidad.

A su retorno recibe delicadas misiones en los frentes de lucha contra el terrorismo y el narcotráfico. Posteriormente fue nombrado al Grupo Aéreo No.2 de Vítor, donde por su rectitud y ánimo ponderado se ganó la admiración de sus jefes y subalternos.

En enero de 1995, al producirse la invasión ecuatoriana de nuestras fronteras, la Fuerza Aérea del Perú ordena la movilización de todos sus efectivos, contándose entre ellos el Comandante Schenone. Son muchas las misiones de combate que cumple con decisión y valentía, hasta que el 7 de febrero, aproximadamente a las 14:30 horas, el fuego antiaéreo enemigo impactó en su nave, hiriéndolo de muerte. En un acto de valentía y patriotismo, logra disparar todos sus cohetes hacia el enemigo. Por acción distinguida en combate, la FAP dispuso el ascenso del Comandante Schenone al Grado de Coronel FAP.

En este artículo, Marco Antonio Schenone Estremadoyro uno de los hijos de nuestro héroe nacional, nos recuerda la heroica hazaña de su padre y los recuerdos que aún sigue vigentes en él y en toda su familia. Él y su hermano Giancarlo, decidieron postular a la Escuela de Oficiales de la FAP y actualmente se encuentran siguiendo la misma especialidad de su padre, llevando el apellido Schenone en lo más alto del cielo de Quiñones.

“Han pasado veinte años de aquella tarde de Febrero, en la que tres valientes montados en su aeronave de combate despegaron para no parar hasta lo más alto de la Gloria, hasta ese sitial que solo está reservado para aquellos que tienen el valor de seguir sus convicciones guidados por ese sublime sentimiento de amor a la patria, patria llena de hermanos, de padres, de hijos y de madres. Tres valientes, el Coronel FAP Marco Antonio Schenone Oliva, el Capitán FAP Raúl Vera Collahuaso y el Tco de 1ra Erick Díaz Cabrel. Tres que conformaron la tripulación del Helicóptero Mi-25 FAP 646.

Hablar de un ser querido que ya no esta es difícil, hablar de un padre como el Coronel FAP Marco Schenone Oliva, mi padre y que no se me quiebre la voz hoy es imposible, es imposible porque hoy más que nunca lo comprendo, hoy más que nunca creo acercarme a sentir lo que el sintió ese día de Enero de 1995 que sostuvo las manos de mi madre y mirándola a los ojos le dijo que tenía que ir a combatir, consciente del riesgo de la situación que enfrentaría, esbozó una sonrisa, esa sonrisa inolvidable y le dijo “amor espérame que yo regreso pronto, cuida a los chicos”. Atrás de ella estábamos mi hermano y yo, mirando, sin entender muy bien lo que significaba ese momento, ese momento que sería la última vez que sentiría el abrazo de mi padre. Se despidió y partió.

Desde Ciro Alegría despegarían los helicópteros para cumplir con las misiones asignadas, el objetivo era retirar al enemigo invasor de nuestro territorio. Así llego el día “D”, tres de seis helicópteros despegaron a las 13:52 el “Chalan” guía + 2 su objetivo era Coangos, objetivo de gran importancia, dado que su destrucción lograría la recuperación de nuestro territorio. La misión era disparar 128 cohetes cada helicóptero en dos ráfagas de 64 con un intervalo de 5 segundos, un ataque de abajo hacia arriba. Sobre el punto definido el guía empezó a disparar sus cohetes y simultáneamente disparaban el 2 y el 3; el guía comenzó con la segunda ráfaga igual lo hizo el 2 y el 3. Muchas veces he pensado que puede pensar una persona en ese momento donde en un abrir y cerrar de ojos todo puede terminar. El Guía era sacudido por ese leve movimiento que generan los cohetes al salir de las coheteras, el 3 a su vez disparaba sus cohetes y ahí estaba el 2, ahí estaba el Coronel Marco Schenone Oliva y su tripulación disparando su segunda ráfaga de 64 cohetes que susurraban al dejar las coheteras, sentado ahí, en su gloriosa aeronave echo uno con el metal. De repente el tiempo se detiene, los segundos no son más segundos, las manecillas del reloj se detienen y piensa para sí mismo;

Como me gustaría hablar contigo, no queda mucho tiempo.2

-Chalan guía: cuidado artillería antiaérea a las 9!!! Atentos!!!

…nos están disparando desde todos lados… cualquier cosa puede suceder, lo sé pero es mi trabajo, y estamos para cumplirlo.

Estoy aquí con mi tripulación somos un equipo, pero también estas tu aquí conmigo en el mismo equipo… volando juntos, pelando juntos… no por ti ni por mí, por nosotros. Por ti, por mí, por nuestros hijos.

-Chalan guía: ok señores! llegó la hora… vacíen todo!  Sigan disparando…

Me tengo que apurar, pero quiero decirte en que estoy pensando, quiero decirte por lo que peleo. Es por ti por nuestra casa, por nuestros hijos y por la oportunidad que tenemos de estar a la delantera en esta guerra.

Todos aquí queremos ganar esta guerra, que termine pronto… regresar a casa, que todo sea como antes, comer juntos, despertar juntos, volver a ser esposos, hermanos, hijos y padres. Vivir en este maravilloso país.

-Chalan guía: dos! te disparan! rompe! rompe!

Soy yo de nuevo… estamos en el momento más crítico… saluda a todos por allá de mi parte…

Diles que pronto regresare, nada me va a detener. Diles a mis hijos que sin importar lo que hagan sean siempre honestos, que sean grandes hombres, que engrandezcan este país!

Para eso peleamos aquí… para eso estamos dispuestos a ofrendar nuestras vidas aquí… por este maravilloso país que nos vio nacer y por esos que nos esperan allá en casa…

-Chalan guía: dos!!!… dos…? dos…?

Ese día a las 14:30 horas, el dos fue alcanzado por la artillería antiaérea enemiga. Si, el Negro Schenone se iba de este mundo volando, cumpliendo su misión, sin detenerse, sin despedirse.

Es importante recordar los actos de sacrificio, los actos que ennoblecen a los hombres, hombres que fueron padres, esposos, hermanos e hijos, hombres como tú o como yo, pero que armados de valor otorgan los más valioso que tenemos, la vida, y se convierten en paradigmas de todos aquellos que vestimos el uniforme de la patria, que cada nuevo día en que arrancamos nuestras aeronaves en que cumplimos con nuestro deber renovamos el compromiso de ofrendar la vida por este país.

Es ya heroico elegir la carrera militar, es ya heroico defender a esta nación para que muchos puedan vivir en paz, es ya heroico despedirte de tus seres queridos y decir; “espérame ya vengo” sin saber si va a ser así.

Articulo publicado en la Edición N°6 de la revista Take Off Magazine
Copyright © 2016 – Todos los derechos reservados

Take Off Magazine