#LoÚltimoEnTakeOff

La división de Bombardier es lo mejor para su recuperación

Las acciones del fabricante de aviones y trenes de alta velocidad de US$3.500 millones cayeron casi 40% en un año, mientras que rivales como Boeing y Airbus Group tuvieron alzas. Las acciones del fabricante de aviones y trenes de alta velocidad de US$3.500 millones cayeron casi 40% en un año, mientras que rivales como Boeing Co. y Airbus Group NV tuvieron alzas. Las demoras y costos superiores a los previstos para el nuevo avión de pasajeros CSeries llevaron a Bombardier a sufrir sus primeras pérdidas anuales en casi una década el año pasado. La deuda de la compañía es de más del doble de su valor de mercado.

El máximo responsable ejecutivo Alain Bellemare, que se incorporó a la empresa con sede en Montreal en febrero, dijo esta semana que dejará “todas las opciones” sobre la mesa. Eso hace que algunos analistas e inversores pronostiquen ventas de activos que podrían incluir desde la división Learjet por US$750 millones hasta una participación en la empresa ferroviaria, que en 2014 tuvo ingresos por valor de más de US$ 9,000 millones.

“Tienen que focalizar esta compañía y deshacerse de cosas que son lindas de hacer pero no cruciales”, declaró Nick Heymann, analista de William Blair Co. en Nueva York, en una entrevista telefónica. “De ese modo pueden reducir la deuda. Hay que vender las empresas que no son necesarias para que esta compañía pueda recuperar el grado de inversión”.

Libertad para operaciones
La familia que controla Bombardier tendría que apoyar cualquier plan de ese tipo y probablemente no sienta la necesidad de evaluar una división, al menos no por ahora, dijo George Ferguson, analista de Bloomberg Intelligence. Aun así, podría haber compradores interesados. Textron Inc. y Embraer SA podrían sentirse atraídas por Learjet, según Macquarie Capital Markets, mientras que Heymann ve como posible pretendiente a la francesa Alstom SA si Bombardier ofrece una participación en su división ferroviaria.
“Uno esperaría que el nuevo máximo responsable ejecutivo tenga cierta libertad para pensar en ventas de activos”, señaló Bob Sharpe, vicepresidente de Heartland Advisors Inc., en una entrevista telefónica desde Milwaukee. Heartland posee acciones de Bombardier.

Isabelle Rondeau, portavoz de Bombardier, dijo el jueves que la compañía no tiene comentarios que hacer sobre posibles ventas de activos fuera de lo que expresó el presidente ejecutivo Pierre Beaudoin, ex CEO y nieto del fundador, en una llamada en conferencia con analistas y periodistas que tuvo lugar el 12 de febrero.

Bombardier “estudiará otras iniciativas, como una posible participación en la fusión de la industria, para desapalancar la compañía”, dijo Beaudoin en la llamada.

La compañía tenía unos US$7.400 millones de deuda de largo plazo al 31 de diciembre, antes de recibir US$2.250 millones a través de una venta de bonos el mes pasado. Bombardier también reunirá US$868 millones de capital accionario, transacción que requiere la aprobación de los accionistas el 27 de marzo.

“El dinero adicional que captaron significa que tienen la flexibilidad para enfrentar cualquier problema imprevisto, pero Alain tiene que esforzarse y para fin de año tener una línea muy clara de mira”, dijo Heymann de William Blair. “Hay muchas opciones y no hay pistolas apuntando a la cabeza de nadie”. / Fuente: Gestión.

Take Off Magazine